Nieva en Mérida

Desde alrededor de las dos de la tarde y durante más de tres horas, hemos sido sorprendidos en Mérida por una auténtica nevada. Desde 1983, no se producía tal evento metereológico por estos lares.


Poco a poco, los vehículos primero y las calles y jardines después, Mérida se fue cubriendo de un gran manto blanco, nieve a raudales por toda la ciudad.
Era curioso observar como los vecinos salíamos a la calle nada más observar los primeros copos de nieve y maravillarnos como nuestros vehículos se iban cubriendo de nieve con el paso de los minutos.

El tráfico se fue haciendo cada vez más intenso a medida que la nevada fue siendo más copiosa. Las calles se llenaron de coches, muchos de ellos aparcados en los sitios más emblemáticos de la ciudad con ciudadanos que sin miedo al remojón, vestían su más espléndida sonrisa, mientras fotografiaban o se dejaban fotografiar bajo los copos de nieve.


Disfrutando como niños, haciéndose de un recuerdo gráfico como nunca, a los emetitenses hoy nos han regalado estampas de una Navidad nevada, aunque aquella se haya quedado ya algunos días atrás.

Ahora quizás queda lo peor, la ciudad presenta a estas horas de la noche -19:52- un aspecto extraño y ciertamente peligroso, tanto para conductores como para peatones; no en vano, la nieve se está convirtiendo en hielo a causa del intenso frío que hace y circular por las calzadas o andar por las aceras está siendo ya bastante peligroso.


Según las agencias de noticias, el Ayuntamiento de Mérida está buscando sal, puesto que no se preveía una nevada como la que ha caído, quizás el hecho es que los hay cogido fuera de juego y en domingo, puesto que hoy en día la previsión del tiempo atmosférico está suficientemente avanzada como para considerar que una nevada en pleno mes de enero pueda ser factible, además de que la nieve no pide pan y no está de más tener almacenada unas toneladas en previsión a estas circunstancias actuales.

También es verdad que los propios ciudadanos debemos ser más conscientes de la situación climatológica tan adversa y proporcionarnos nuestra propia protección, teniendo en cuenta la situación causada por la nieve y, tras los primeros momentos de alegría, pasar a recapacitar nuestra actuación y no dar a la autoridades más trabajo que el que ya tienen.

El dicho dice: "Año de nieve, año de nieve". A ver si es verdad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Bolsa de Trabajo del Ayuntamiento de Mérida

Sobre Cataluña y España