Sobre Cataluña y España


Pongamos los puntos sobre las ies, para que todo este maremagnum de información la podamos digerir adecuadamente.

El Parlamento catalán con el Presidente de su autogobierno a la cabeza ha decidido que el día 9 de noviembre de 2014 habrá una consulta a nivel de Cataluña con dos preguntas, que resumidas, dicen que si se quiere o no un Estado propio y si es que SÍ, si lo quieren independiente de España. El sr. Presidente del Gobierno de España le ha faltado tiempo para salir a nivel nacional a decir que NO va a consentir esa consulta, porque es el pueblo español por entero el único capacitado para decidir sobre un asunto de este nivel, porque compete a todo los españoles. Dicho así, tenemos la polémica servida y ya tenemos cancha informativa hasta dentro de once meses.

Creo que el asunto está mal enfocado.
Por una parte, tenemos unos que dicen tener un derecho a decidir, que lo tienen según yo lo veo; por otra parte, tenemos a otros que dicen que una parte -los catalanes- no pueden decidir por un todo -los españoles en general-, porque eso es lo que dicta nuestra Constitución y, efectivamente, así es. En este asunto la soberanía del pueblo español en su totalidad es la que decide.

Pues si somos todos los que decidimos, pongámonos a ello.
Informemos al pueblo español verazmente sin ambages, ni ataduras, ni medias tintas, que es lo que dice la Constitución de 1978 y demás Leyes sobre este tema.
Informemos al pueblo español en general cuáles serían las consecuencias, tanto a nivel nacional  como internacional, de votar SÍ o NO a la independencia de cualquier territorio, autonomía o región de España que quiera convertirse en un país independiente.
Oigamos a los trabajadores, empresarios y demás colectivos sociales que es lo que dicen sobre el tema. Pongamos muy claro todo lo que conllevaría ser un país independiente y, por último, una vez que el Pueblo Español esté informado,  procédase a hacer la consulta o referéndum a nivel nacional con carácter vinculante y decisorio preguntando:

  • ¿Cree usted que todos los habitantes censados de una autonomía pueden votar libremente en un referéndum para ser un país independiente de España,  si el Parlamento autonómico de cualquier autonomía con una mayoría de un X % quiere la independencia?
Esta pregunta a nivel general, por si hay alguna otra autonomía que esté pensando hacer un referéndum igual o parecido al que pretende hacer el Parlamento catalán.
  • ¿Quiere usted que Cataluña sea un país independiente de España con todas las consecuencias?
Lo mismo más de uno se iba a llevar una sorpresa.

A la primera pregunta, lo más lógico, es que se votara SÍ. Cada pueblo que decida su destino: Naturalmente, habría que arbitrar un porcentaje, porque el resultado condicionaría de tal manera la convivencia en España que lo mismo el País Vasco podría hacerla legalmente también. Una mayoría simple no serviría.

La segunda pregunta es la más concreta. Un resultado afirmativo llevaría a dejar sin efecto la Constitución y Leyes españolas inmediatamente, siendo un país independiente como cualquier otro que tengamos a nuestro alrededor.

Seguro que todos los independentistas estarían felicísimos como unos novios en el día de la boda. El problema vendría después. ¿Cómo quedaría ese territorio a nivel internacional y no solamente a nivel político, sino también a nivel económico y social?

Creo en la Democracia, pero no en una amañada por unos pocos.

Mi voto, tanto a la primera como a la segunda pregunta, sería SÍ con todas las consecuencias.

Cada pueblo se merece su destino. Es una buena frase que puede servir para un roto o un descosido. El problema vendrá cuando el destino soñado no se parezca mucho al adornado por unos pocos para beneficio particular.

Pero no creamos que este germen independentista se ha sembrado hace unos meses, ni tan siquiera unos pocos años. Actualmente están germinando aquellas semillas plantadas hace treinta años, cuando consideramos a algunas partes de nuestro territorio nacional más importante que otras, cuando permitimos que unos territorios se consideraran históricos, como si el resto no tuviéramos Historia, cuando permitimos que los nacionalistas-separatistas influyeran en los gobiernos españoles y se apoltronaran en nuestras instituciones nacionales, cuando un voto a un partido nacionalista tiene más valor que un voto a un partido nacional, cuando permitimos que los nacionalistas enseñaran "su Historia" amañada a las nuevas generaciones.
De aquellas aguas nos llegan ahora estos lodos putrefactos.

Yo soy maestro. A mis alumnos siempre les he enseñado que debemos querer a nuestro pueblo o ciudad -Mérida-, amar a nuestra tierra -Extremadura- y presumir a nuestro país -España.

Soy español en los países que he visitado. Extremeño cuando viajo por el resto de España. Emeritense en Extremadura y valverdeño en la ciudad donde vivo, Mérida..


En España, debemos estar todos los que queramos ser considerados españoles de plenos deberes y derechos, ni uno más y ni uno menos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nieva en Mérida

La Bolsa de Trabajo del Ayuntamiento de Mérida